Dr.Javier Saldivar-Extraccion del 3er Molar

 

                                    Cirugia del 3er.molar 

                                                              

                                                                                                   Hit Counter  

     

     Copyright © 2014Dr.Javier Saldivar V. All Rights Reserved.

The average adult has thirty-two teeth by age eighteen:
sixteen teeth on the top and sixteen teeth on the bottom. Each tooth in the mouth has a specific name and function. The teeth in the front of the mouth (incisors, canine and bicuspid teeth) are ideal for grasping and biting food into smaller pieces while the back teeth, or molar teeth, are used to grind food up into a consistency suitable for swallowing. 

 However, the average mouth is made to hold only 28 teeth. It can be painful when 32 teeth try to fit in a mouth that holds only 28 teeth. These four other teeth are your Third Molars, also known as "wisdom teeth."

                    Why Should I Remove My Wisdom Teeth?

Wisdom teeth are the last teeth to erupt within the mouth. When they align properly, and gum tissue is healthy, wisdom teeth do not have to be removed.
Unfortunately, this does not generally happen. The extraction of wisdom teeth is necessary when they are prevented from properly erupting within the mouth.They may grow sideways, partially emerge from the gum, even remain trapped beneath the gum and bone.
Impacted teeth can take many positions in the bone as they attempt to find a pathway that will allow them to erupt successfully.
   
These poorly positioned impacted teeth can cause many problems. When they are partially erupted, the opening around the tooth allows bacteria to grow and will eventually cause an infection. The result - swelling,stiffness, pain and illness. The pressure from the erupting wisdom tooth may move other teeth and disrupt the orthodontic or natural alignment of teeth.
The most serious problem occurs when tumors or cysts form around the impacted wisdom tooth,resulting in the destruction of the jaw bone and healthy teeth. Removal of the offending impacted tooth or teeth usually resolves these problems. Early removal is recommended to avoid such future problems and to decrease the surgical risk involved with the procedure.

Oral Examination

With an oral examination and x-rays of the mouth, your Doctor can evaluate the position of the wisdom teeth and predict if there may be present or future problems.Studies have shown that early evaluation and treatment result in a superior outcome for the patient.
Patients are generally first evaluated in the mid-teenage years by their dentist, orthodontist or by an oral and maxillofacial surgeon.

All outpatient surgery is performed under appropriate anesthesia to maximize patient comfort. Your Doctor has the training, license and experience to provide various types of anesthesia to allow patients to select the best alternative. These services are provided in an environment of optimum safety, utilizing modern monitoring equipment and staff experienced in anesthesia techniques.

                                     Wisdom Teeth

Wisdom teeth are actually the 3rd molars. They develop inside the bone (as all other teeth do) beginning at age 9. These teeth are the last to form and the farthest back.

If you're genetically lucky, the jaws are long enough to accommodate the wisdom teeth in a proper erupted position. In this position, if they can be kept clean, they may be used.                            
Most often, the jaw is not long enough and the wisdom teeth form within the curvature of the jaw. This is referred to as impacted (trapped) inside the jaw bone.                                
If a wisdom tooth becomes partially exposed thru the gums, bacteria will fill the space around the crown of the tooth. Since this is an area that you can not cleanse, an infection will begin.                                    
Sometimes, the infection will become so intense, that the bone itself becomes infected.                                      
It is possible that the wisdom tooth may cause destruction of the molar just in front of it.                                    

For these reasons, most often, I advise patients to have their wisdom teeth removed. Teeth all form the crown first and then the roots form and grow to length. For this reason I recommend that the wisdom teeth be removed sooner rather than later (before the roots fully form).

Most people believe that the wisdom teeth will push the other teeth forward (especially on the lower) and cause crowding to occur in the front teeth. I do not believe this is the case, rather, I believe that the crowding that occurs is due to other factors.

About wisdom teeth removal

Wisdom teeth usually emerge from the gum between the ages of 17 and 24. They are the last of the large grinding teeth at the back of the mouth (molars). Some people never develop wisdom teeth but you could have up to four - one in each corner of your mouth.

12 years14 years17 years24 years

Wisdom teeth are easier to remove when the patient is younger, since their roots are not completely formed, the surrounding bone is softer, and there is less chance of damaging nearby nerves or other structures. Removal of wisdom teeth at a later age becomes more complicated as the roots have fully developed (may involve the nerve), and the jawbone is denser.

Wisdom teeth don't usually cause any problems and so don't need to be removed. However, if there isn't enough space for them to grow at the back of your mouth (impacted wisdom teeth), they can cause pain, swelling or infection.

InfectionCrowding, damageCyst

 

Having your impacted wisdom teeth surgically removed (extracted) can help relieve your symptoms. It may be possible for your dentist to remove your wisdom teeth or he or she may refer you to a dental surgeon.


The position of the wisdom teeth

What are the alternatives?

Antibiotics can help treat an infection, but symptoms tend to flare up again. Having wisdom teeth removed is often the only way to permanently relieve your symptoms.

Preparing for your operation

Your surgeon or dentist will explain how to prepare for your operation. For example, if you smoke you will be asked to stop, as smoking increases your risk of getting a wound infection and slows your recovery.

The operation is usually done as a day case under local anaesthesia. This completely blocks feeling in the gum and you will stay awake during the operation.  Your surgeon or dentist will advise which type of anaesthesia is most suitable for you.

About the operation

Once the anaesthetic has taken effect, your dentist or surgeon will cut through your gum and may remove some of your jawbone to reach the tooth. The tooth is removed and the wound is closed with stitches.

Most wisdom teeth only take a few minutes to remove but more difficult wisdom teeth can take up to 60 minutes.

What to expect afterwards

After a local anaesthetic it may take several hours before the feeling comes back into your jaw. Take special care not to bump or knock the area.

You will be able to go home when you feel ready.

You may be given painkillers, antibiotics and mouthwash solutions to take home. You may also be given a date for a follow-up appointment.

Dissolvable stitches will disappear on their own in seven to 10 days. Non-dissolvable stitches are removed a week after surgery.

Recovering from wisdom teeth removal

If you need them, you can take over-the-counter painkillers such as paracetamol or ibuprofen. Follow the instructions in the patient information leaflet that comes with your medicine.

 Don't vigorously rinse out your mouth during the first 24 hours after having a wisdom tooth removed because this can disturb blood clots that help the healing process. After meals you can rinse gently with warm salt water (half a teaspoon of table salt dissolved in a glass of water).

You should brush your teeth as usual, but keep your toothbrush away from the healing wound for the first couple of days.

At first, you may feel small fragments of bone with your tongue. These are the edges of the tooth socket and will soon disappear as the gum heals.

Eating and drinking

To begin with, you should eat soft foods, gradually returning to a normal diet once your jaw feels less stiff.

Bleeding

If your gum bleeds, fold a clean handkerchief or piece of gauze, place it on the bleeding gum and bite on it for at least 20 minutes. Don't rinse your mouth out or lie down until the bleeding has stopped.

Most people don't experience any problems after having their wisdom teeth removed. However, contact your dentist or your GP immediately if you develop any of the following symptoms:

  • bleeding that doesn't stop after applying pressure, or that lasts for more than half an hour
  • difficulty in breathing or swallowing
  • severe pain that isn't helped by painkillers
  • a high temperature
  • swelling that continues for more than three days after surgery

What are the risks?

Wisdom teeth removal is commonly performed and generally safe. However, in order to make an informed decision and give your consent, you need to be aware of the possible side-effects and the risk of complications of this procedure.

Side-effects

You may have some facial swelling, pain, jaw stiffness and some bleeding for up to two weeks. These symptoms are usually at their worst for the first two or three days and then gradually improve.

Complications

This is when problems occur during or after the operation. Most people are not affected. The possible complications of any operation include an unexpected reaction to the anaesthetic or excessive bleeding.

Specific complications of having wisdom teeth extracted are uncommon but may include:

  • infection
  • accidental damage to other teeth and jaw during your operation
  • severe pain caused by dry socket - this is when the blood clot breaks away from the wound exposing the bone and nerves, causing pain and delaying healing
  • numbness in the lower lip or tongue - this can be caused by nerve damage and there is a small chance that this could be permanent
  • jaw stiffness - it's possible that you may not be able to open your mouth fully

The exact risks are specific to you and will differ for every person, so we have not included statistics here. Ask your surgeon or dentist to explain how these risks apply to you.

Cirugia 3er Molar                Wisdom teeth removal

HomePágina inicial

   Copyright © 2014 Dr.Javier Saldivar V. All Rights Reserved.
    Reproduction or republication strictly prohibited without prior written permission.

                     ¿Por qué se deben extraer los 3eros molares?

                                                                                             

Cuando no existe ninguna posibilidad de tratamiento conservador de un diente, es necesario recurrir a su extracción. Con frecuencia las extracciones son temidas por el paciente incluso más que otras intervenciones quirúrgicas no relacionadas con la boca. El avance de las modernas técnicas de anestesia local hace que en la actualidad las extracciones puedan ser realizadas sin ningún tipo de dolor y con el menor grado de molestia para el paciente. Por otro lado, si hay cierto grado  de miedo a la intervención existen una gran variedad de fármacos que permiten que el paciente esté relajado durante el acto operatorio y no esté en tensión o con nerviosismo.

La causa más frecuente por la que debe ser extraído un diente es la destrucción por caries, y es un segundo lugar la causante es la enfermedad periodontal (la piorrea). Sin embargo, existen otras situaciones en las que es precisa la extracción de un diente, aunque son menos frecuentes que las dos anteriores:

· Dientes fracturados: Cuando se produce un traumatismo en la cara puede ocurrir que alguno de nuestros dientes sean afectados. Si esta fractura o rotura se produce en la raíz, por debajo de la encía, no es posible restaurar el diente o muela, por lo que hay que extraerla.

· Extracción de dientes sanos para realizar tratamientos de ortodoncia. Ante una mal posición de los dientes que necesiten ser alineados mediante un tratamiento ortodóncico, puede ocurrir que haya una importante falta de espacio. En estos casos la única manera de conseguir espacio suficiente para la correcta colocación de nuestros dientes es la extracción de alguna pieza dental, generalmente los primeros premolares.

· Extracción de dientes para facilitar la construcción de una prótesis. Un diente o muela en una mala posición puede dificultar la colocación de una prótesis para poder rehabilitar los maxilares.

· Dientes temporales retenidos. Si los dientes deciduos o "de leche" no se recambian a su debido tiempo, pueden provocar una alteración en la posición o erupción de los dientes definitivos, por lo que deben ser extraídos.

· Dientes incluidos (no erupcionados). Los dientes incluidos son dientes que no han erupcionados durante su período normal de erupción. En estos casos debemos descartar cualquier tipo de patología y realizar una radiografía panorámica para poder determinar la causa en este retraso de la erupción.

Las inclusiones más frecuentes son las 3eras molares (muelas del juicio) superiores o inferiores y la de los caninos (colmillos), sobre todo en el maxilar superior. Los problemas en la erupción de los 3eros molares es muy frecuente, y esto es debido a que en la evolución del hombre, el tamaño del maxilar superior y de la mandíbula ha ido disminuyendo más rápidamente que le número de dientes. Esto produce una falta de espacio que impide la normal erupción de éstos. En su intento por salir, los cordales, empujan al resto de dientes que ya están colocados en la arcada, pudiendo provocar apiñamiento y mal posición de los mismos. De igual manera, los intentos de erupción de estas muelas provocan episodios de dolor, inflamación y supuración. Los caninos incluidos generalmente presentan una falta de espacio en la arcada o bien su posición dentro del hueso es incorrecta. En la mayoría de casos el diente "de leche" permanece incluso hasta edad adulta, ya que no es empujado por el definitivo. Por otra parte, el canino incluido puede lesionar las raíces de los dientes cercanos a él e incluso provocar su caída. La importancia de extraer los dientes o muelas incluidas radica en que estos dientes son una bomba de tiempo, que pueden empezar a dar problemas en cualquier momento. Y siempre es mejor realizar la extracción o cirugía, cuando no existe sintomatología ni molestias, ya que el postoperatorio es mejor.

                                                                        Copyright © 2014 Dr.Javier Saldivar V. All Rights Reserved.
                                                        Reproduction or republication strictly prohibited without prior written permission.


Dr. Javier Saldívar

Cirujano  Dentista.

7 # 1310 Abasolo  y Matamoros.

Codigo postal  87300.

Tels:(868)8130046
               8165262
      Fax:  8130051

H.Matamoros,Tamps.Mexico
 

Haga su cita hoy mismo.

Aplanando el teléfono.

Dial From USA:

(956)

 242 6826

                   Terceros Molares

   
       TERCEROS MOLARES Y DIENTES RETENIDOS

Los dientes retenidos son aquellos que por diferentes razones no erupcionaron o no encontraron suficiente espacio en los maxilares. De todos los que más comúnmente requieren su extracción quirúrgica son los terceros molares.

También llamadas muelas del juicio, estas son los últimos dientes en erupcionar en la boca. Estas cuatro muelas no siempre tienen espacio, pues en ocasiones son muy grandes para un lugar reducido o están orientadas en mala dirección, por lo que al intentar erupcionar pueden mover otros dientes. Por ser las más posteriores en la cavidad bucal, su limpieza se dificulta y es muy común que provoquen infecciones.
El tratamiento generalmente es la extracción de los terceros molares.

 


                               ¿CUANDO DEBEN EXTRAERSE?

El periodo de erupción normal es entre los 14 y los 24 años, por lo que por medio de radiografías se puede saber su posición, y así realizarse el tratamiento antes de que causen problemas. Es recomendable que las extracciones se hagan entre esas edades o inclusive antes. Para su extracción en ocasiones se realiza una pequeña cirugía donde se corta encía, hueso y a veces se divide la muela, para poderla extraer.

El Cirujano Dentista debe tener los conocimientos y la experiencia para realizar la cirugía y extracción de dientes retenidos, reduciendo así el tiempo quirúrgico, disminuyendo el trauma y con esto la recuperación es mejor.
 



 

 

                  Muelas del Juicio o Cordales

Las muelas del juicio son las 3eras molares y son cuatro. Se forman adentro de la mandíbula o maxilar (como las otras piezas dentales) Se principian a formar a los 9 años. Estas muelas son las ultimas en formarse y en salir y se encuentran al final.

 

Usted es genéticamente afortunado, Si su  mandíbula es lo suficientemente larga para acomodar las 3eras molares en una posición correcta para su erupción, su  limpieza y su uso en la masticación.

                           

Por lo regular, las mandíbulas no son lo suficientemente largas para poder alojar a las muelas del juicio.A esto se le llama muelas impactadas (atrapadas) en la mandibula.

                               

Si la muela del juicio erupciona parcialmente por la encía, las bacterias se alojaran debajo de la encía alrededor de la corona. Y como esa es una área casi imposible de poder limpiar se comenzara a formarse una infección.

                                   

Algunas veces la infección es tan intensa que se puede infectar el hueso.

                                     

Es posible que la muela del juicio cause destrucción de la muela vecina (2do molar).

                                   

Por esas razones recomendamos a nuestros pacientes la cirugía de sus muelas el juicio .Entre mas pronto mejor.(Se recomienda extraerlas antes de la formación total de las raíces)

 

Debido a procesos evolutivos del ser humano o a diferencias de tamaño entre los huesos maxilares y el tamaño de las piezas dentarias, los terceros molares no siempre logran erupcionar completamente (emerger en la boca), lo que genera un espacio de difícil acceso en la zona posterior de la cavidad bucal, el cual acumula restos de alimentos y placa bacteriana difícil de asear. Al inflamarse la zona se produce un cuadro infeccioso llamado pericoronarítis, la cual, puede ser aguda o crónica y conducir a infecciones graves incluso que pueden comprometer la vida del paciente.
La pericoronarítis es un proceso infeccioso que se observa en pacientes jóvenes, entre la segunda y tercera década de la vida, por la erupción de cualquier diente, fundamentalmente en los terceros molares. Ocasionalmente puede aparecer en otras épocas de la vida.
Las formas de manifestación clínica son muy variadas en función de los factores locales y generales, ya analizados, y del equilibrio entre el sistema defensivo orgánico y la actividad bacteriana.
Teniendo en cuenta el desarrollo filogenético de la especie humana, la raza blanca, cuenta con mayor porcentaje de dientes retenidos que la raza negra, ya que en esta última, el desarrollo y dimensiones de los maxilares son mayores. Se plantea un hecho establecido en genética que en realidad se hace ley. Un individuo puede heredar los maxilares pequeños de un progenitor y los dientes grandes de otros, o al revés. Ries Centeno considera un ligero predominio en la mujer, respecto al hombre, Wirth da un porcentaje del 48,4 para el sexo femenino y un 51,5% para el sexo masculino.
La edad de inicio para los fenómenos patológicos es muy variada y tiene unos límites muy amplios; así, Ries Centeno, considera como límites los 18 y 28 años, aunque cita casos de 15 años y ancianos hasta de 82 años.
Para Wirth, el mayor porcentaje se encuentra entre los 21 y 25 años (53%), seguido de 15 a 20 años (17,2%); y entre los 26 y 30 años el 16,3%. En nuestro medio la incidencia de la pericoronaritis es más frecuente en la década de los 20 a los 30 años de edad, similar información se obtuvo de otros autores en la bibliografía revisada.
La pericoronaritis es un proceso infeccioso agudo caracterizado por la inflamación del tejido blando que rodea el diente retenido. Otros autores definen la pericoronaritis como la infección de la cavidad pericoronaria del molar del jucio y de sus paredes, siendo el más frecuente de los accidentes infecciosos. 
Es producida por:
1) Crecimiento bacteriano activo en un medio ideal, que es el espacio de tejido blando que cubre la corona del molar. Debajo de la mucosa peridentaria existe un espacio donde hay humedad, tibieza, protección, alimentos y oscuridad, con tal ambiente el crecimiento bacteriano florece.
2) Irritación traumática de la mucosa que cubre el molar inferior, por las cúspides del molar superior, vitalidad disminuida de los tejidos e invasión de microorganismos, también la erupción del tercer molar superior, en su intento de entrar en articulación, traumatiza los tejidos blandos del tercer molar inferior durante los movimientos mandibulares.
Patogenia:
La pericoronaritis puede originarse a partir de una infección o por accidente mecánico.
a) Origen infeccioso.
b) Accidente Mecánico.
Origen Infeccioso:
Se produce a partir de los elementos infecciosos que circulan por la sangre o de los que ya existen en la cavidad; también puede deberse a modificaciones vasomotoras provocadas por la evolución del germen con la infección consiguiente del rodete fibromucoso. Se admite actualmente que el punto de partida de la infección se sitúa en el espacio pericoronario: el saco que rodea la corona forma una cavidad virtual que puede infectarse al ponerse en comunicación con el medio bucal, bien directamente, por penetración a nivel del saco pericoronario, o bien por intermedio del alveolo de segundo molar.
Entre el diente retenido y el diente contiguo, se crea un espacio casi cerrado, protegido de un saco o capuchón mucoso que no tiene tendencia a retraerse y donde van a multiplicarse los microorganismos.
La cavidad bucal ofrece un ambiente microecológico favorable para la radicación de múltiples microorganismos y esta poblada por una variedad de géneros y especies de bacterias y hongos.
En el paciente sano la microflora tiene un predominio de cocos y grampositivos, en particular los del grupo Streptococcus alfa y beta hemolíticos y los no hemolíticos. Las especies que se aislan con mayor frecuencia son Streptococcus viridans, Streptococcus mitis y Streptococcus salivarius. Entre los grampositivos también figuran microorganismos del género Micrococcus y varias especies de estreptococos anaeróbios. Además de los mencionados anteriormente están presentes Staphilococcus aureus, Stafhylococcus albus, espiroquetas de Vincent y bacilos fusiformes.
Los miembros de la microflora oral que les siguen en importancia son los cocos gramnegativos, en el siguiente orden de frecuencia descendente: Neisseria catarrhalis, Neisseria pharyngitidis, Neisseria flavescens. Además existen especies bacterianas aeróbias y anaeróbias de los géneros Corynebacterium, Actinomyces, Lactobacillus, Rothia, Leptotrichia, Fusobacterium, Rothia, Leptotrichia, Bacteroides, Fusobacterium, Veillonela y Candida.
Tomas D. Brock menciona en su libro que la cavidad oral es una de las más complejas y heterogéneas partes del cuerpo donde habitan los microorganismos, predominando los anaerobios (estreptococos y lactobacilos), y aerobios, estos últimos en menor número, los mismos fueron aislados en la placa dentobacteriana. El estreptococos mutans y estreptococos sobrinus se aislaron en la caries dental.
Microorganismos frecuentes en la pericoronarítis.
Son más frecuentes: los estafilococos gram positivos, que al envejecer algunas células, se convierten en gramnegativos, caracterizándose por ser esporulados, anaerobios y saprofíticos, bacilos fusiformes y espirilos.
Formas de presentación de la pericoronarítis.
Los agentes infecciosos bucales se desarrollan en el espacio pericoronario, en uno de sus recesos, la mucosa adyacente opone a la infección sus reacciones de defensa habituales, cuando el proceso defensivo no es capaz de controlar la agresión se exacerba la pericoronaritis, presentándose de diferentes formas:
Manifestaciones clínicas. Se manifiestan dolores más intensos que se irradian a amígdalas, oído y hacen desviar el diagnóstico, por la atipicidad de la sintomatología. La región retromolar es turgente, el eritema se extiende hacia la faringe y al pilar anterior del velo del paladar, aparece trismo o limitación a la apertura bucal de poca intensidad, disfagia, puede revelar una infección más grave que se confirma por examen endobucal, la palpación es más dolorosa y la presión encima del capuchón mucoso y el diente provoca la salida de una pequeña cantidad de pus, presencia de adenopatía en la cadena ganglionar submandibular dolorosa a la palpación.
La evolución es similar a la de la forma congestiva o serosa, puede aún regresar, aunque es más raro; las recidivas se separan por períodos de acalmia (disminución del dolor) variables, y el paso a la forma crónica es frecuente; aunque la pericoronarítis, tiene el peligro sobre todo, de ser el punto de partida de una complicación infecciosa más grave: celular, mucosa, ganglionar u ósea.
La pericoronaritis tiene manifestaciones clínicas comunes, independiente de su forma clínica de presentación, las mismas serán descritas a continuación.
Se observa en la infancia, la niñez y en los comienzos de la edad adulta, de 20 a 30 años de edad y más frecuente en zona de terceros molares inferiores.
    -  Dolor punzante.
    - Tejido pericoronario enrojecido y edematoso.
    - La inflamación se extiende a los tejidos blandos adyacentes.
    - Amigdalitis y absceso peri tonsilar o faríngeo.
    - Puede observarse presencia de pus.
    - Dificultad a la masticación.
    - Presencia de trismo o limitación a la apertura bucal.
    - Halitosis.
    - Disfagia.
    - Toma del estado general (escalofrío, hipertermia o fiebre)
Linfadenopatía cervical con mayor frecuencia en la cadena submandibular, ganglios dolorosos y endurecidos.
Diagnóstico.
- Confección de la historia clínica.
- Examen clínico.
- Exploración de los síntomas.
- Cultivos y Antibiogramas.
- Imagenológico (Rayos X periapical y oclusal, lateral oblicua de Mandíbula y panorámica)
Diagnóstico diferencial.
- Gingivo estomatitis herpética.
- Gingivo estomatitis ulcero necrotizante.
- Absceso dentoalveolar.
- Quiste de erupción.
- Granuloma reparativo de células gigantes.
- Fibroma periférico de la papila interdentaria o de la encía Marginal.
Tratamiento:
Los principios en el tratamiento de las pericoronarítis que se instauraron desde los orígenes de la humanidad, fueron la utilización de piedras, lancetas de madera, etc; para su drenaje, siguen aun vigentes en la actualidad, solo que la técnica ha mejorado.
No se estableció definitivamente la relación causal hasta la actualidad, y a pesar de los avances científicos y técnicas, los problemas infecciosos odontogénicos permanecen como el mayor problema, de la práctica odontológica.
Los pilares básicos a considerar en el tratamiento de las infecciones odontógenas se concretan en dos:
- Uso de antimicrobianos.
- El Tratamiento quirúrgico.(Extraccion)
 

 

                                                                                             homePágina inicial

                                                         

                                                                          Copyright © 2014 Dr.Javier Saldivar V. All Rights Reserved.
                                                        Reproduction or republication strictly prohibited without prior written permission.