Hoy con LASER terapia podemos quitar el DOLOR de la Articulacion TemporoMandibular

                                   Las Causas y los Tratamientos de los Desórdenes Temporomandibulares

                                                                                         Hit Counter

¿Qué es la Articulación Temporomandibular?
La articulación temporomandibular (ATM) es una articulación que se desliza y rota justo al frente del oído y consiste del hueso temporal (el lado y la base del cráneo) y la mandíbula (maxilar inferior). Los músculos de masticación conectan la maxilar inferior al cráneo y permiten mover la mandíbula hacia el frente, a los lados, y abrirla y cerrarla.
La articulación funciona correctamente cuando el maxilar inferior y sus articulaciones(la derecha y la izquierda, ambas) están sincronizadas durante el movimiento. El desorden (DTM) puede ocurrir cuando la mandíbula se tuerce mientras abre, cierra o se mueve para los lados. Estos movimientos afectan la articulación de la mandíbula y los músculos que controlan la masticación.

¿Qué es el Desorden Temporomandibular? (DTM)

El DTM describe diversas condiciones que afectan los músculos mandibulares, las articulaciones temporomandibulares y los nervios asociados con el dolor facial crónico. Los síntomas pueden ocurrir en uno o en ambos lados de la cara, la cabeza o la mandíbula, o se pueden desarrollar después de una lesión. El DTM afecta a dos veces más mujeres que hombres y es el dolor orofacial crónico no relacionado a los dientes más común.

¿Que causa el DTM?
La función normal de este grupo de músculos incluye el masticar, el tragar, el habla y la comunicación. Muchos expertos sugieren que ciertas tareas, mentales o físicas, como las tareas físicas intensas o las situaciones que generan estrés, causan o agravan el DTM. El mayor malestar lo causa el uso excesivo de los músculos, específicamente el apretamiento o el rechinamiento(bruxismo)de los dientes.

Estos hábitos excesivos cansan los músculos de la maxila y crean malestares como los dolores de cabeza o del cuello. Además, la función anormal puede producir el desgaste o la sensitividad en los dientes, la traumatización de los tejidos blandos, dolor muscular, malestar mandibular al comer, y dolores de cabeza en los lados de la cabeza (zona del hueso temporal).  

¿Cuáles son los síntomas del DTM?
  • Dolor de oído sin infección.
  • Dolor o malestar mandibular que se manifiesta más por la mañana o tarde en la tarde.
  • Dolor mandibular al masticar, morder o bostezar.
  • Se oye un "clic" al abrir o cerrar la boca.
  • Dificultad para abrir y cerrar la boca.
  • La mandíbula atascada o rígida al hablar, bostezar o comer.
  • Dientes sensitivos cuando no se encuentran problemas dentales.

¿Qué puedo hacer para tratar el DTM?
La mayoría de los casos se pueden tratar descansando la articulación, tomando un analgésico que no sea aspirina y practicando técnicas de relajación y manejo del estrés. Es importante romper los malos hábitos para aliviar los síntomas. La mayor parte del tratamiento para el DTM es sencilla, a menudo se puede hacer en la casa, y no necesita cirugía. Por ejemplo, controle el apretamiento o el rechinamiento durante el día metiendo la lengua entre los dientes. Si todavía siente el dolor, puede que esté rechinando o apretando los dientes por la noche. En este caso, visite a su dentista para que le haga un protector bucal nocturno.

La mayoría de las personas experimentan alivio con tratamientos menores. Los casos más severos se pueden tratar con terapia física, compresas calientes y frías, cambios en la postura y terapia con aparatos ortodónticos (férulas). Ingerir alimentos blandos y evitar la goma de mascar también ayudan a relajar los músculos.

¿Es permanente el DTM?
La condición es a menudo cíclica y puede recurrir durante los momentos de estrés, buenos o malos. Como paciente, usted debe tomar parte activa en su tratamiento teniendo conciencia de las causas de sus problemas mandibulares luego de ver a un dentista para tener un diagnóstico. Haga citas rutinarias con el dentista para que este pueda revisar regularmente el DTM.

 

Alteraciones de la articulación temporomandibular

Las articulaciones temporomandibulares son los dos puntos, uno a cada lado de la cara, justo delante de los oídos, donde el hueso temporal del cráneo se une con el maxilar inferior (mandíbula). Los ligamentos, tendones y músculos que sostienen las articulaciones son los responsables del movimiento de los maxilares.

La articulación temporomandibular es la más compleja del cuerpo: se abre y cierra como una bisagra y se desliza hacia adelante, hacia atrás y lateralmente, y está sometida a una gran presión durante la masticación. La articulación temporomandibular contiene una pieza de cartílago especializado, denominado disco, que evita la fricción entre el maxilar inferior y el cráneo.

Los trastornos de la articulación temporomandibular incluyen problemas relativos a las articulaciones y músculos que la circundan. A menudo, la causa del trastorno de la articulación temporomandibular es una combinación de tensión muscular y problemas anatómicos dentro de las articulaciones. A veces, también interviene un componente psicológico. Estos trastornos son más frecuentes en mujeres de 20 a 50 años de edad.

Los síntomas consisten en dolor de cabeza, sensibilidad a la presión de los músculos masticatorios y chasquido o bloqueo de la articulación. A veces el dolor parece manifestarse en las proximidades de la articulación más que en ésta. Las alteraciones de la articulación temporomandibular pueden ocasionar dolores de cabeza recurrentes que no responden al tratamiento habitual.

Casi siempre el odontólogo basa el diagnóstico de una alteración de la articulación temporomandibular en el historial clínico del paciente y en una exploración física. El examen consiste en presionar sobre un lado de la cara o colocar el meñique en la oreja del paciente y presionar suavemente hacia adelante mientras éste abre y cierra las mandíbulas. Además, el odontólogo palpa también con suavidad los músculos masticatorios para detectar el dolor o sensibilidad a la presión y observa si el maxilar se desliza al morder.

Vista interna de la articulación temporomandibular
      

Las técnicas especiales de rayos X  pueden contribuir al diagnóstico. Cuando el odontólogo cree que el disco se encuentra en el lado opuesto a su posición normal (una enfermedad llamada desplazamiento interno), hace una radiografía, inyectando un contraste en la articulación (artrografía). En casos especiales se hace una tomografía computadorizada (TC) o una resonancia magnética (RM) para averiguar por qué no hay respuesta al tratamiento, pero se trata de exploraciones caras. Los exámenes complementarios son de escasa utilidad. Con frecuencia los odontólogos utilizan la electromiografía para analizar la actividad muscular y controlar el tratamiento y, con menos frecuencia, para establecer el diagnóstico.

El 80 por ciento de los afectados mejora sin tratamiento al cabo de 6 meses. Los trastornos de la articulación temporomandibular que requieren tratamiento, del más común al menos, son el dolor y la tensión muscular, el desplazamiento interno, la artritis, las heridas o traumatismos, la excesiva o reducida movilidad de la articulación y las anormalidades del desarrollo (de nacimiento).

Dolor y contractura muscular

En la mayoría de los casos, la sobrecarga de los músculos provoca dolor y contractura muscular alrededor del maxilar, habitualmente como resultado de una tensión psicológica, que lleva a apretar o rechinar los dientes (bruxismo).

La mayoría de las personas pueden colocar en posición vertical, y sin esfuerzo, las puntas de sus dedos índice, corazón y anular en el espacio entre los dientes delanteros superiores e inferiores. Este espacio es generalmente menor cuando existen problemas con los músculos alrededor de la articulación temporomandibular.

Síntomas

Los individuos con dolores musculares suelen tener muy poco dolor en la articulación. Es más, sienten dolor y contractura en ambos lados de la cara cuando se despiertan o después de períodos de gran tensión nerviosa durante el día. El dolor y la contractura aparecen debido a espasmos musculares causados por apretar repetidamente los músculos o los dientes y hacerlos rechinar. Apretar y rechinar los dientes mientras se duerme se hace con mucha más fuerza que estando despierto.

Tratamiento

Si una persona se da cuenta de que aprieta o hace rechinar los dientes, puede tomar ciertas medidas para evitarlo. Por lo general, la utilización de un protector bucal constituye el tratamiento principal. Se trata de una pieza delgada de plástico que está diseñada para encajar sobre la dentadura tanto superior como inferior (protector nocturno); normalmente se diseña para los dientes superiores y se adapta para dar una mordida uniforme. La tablilla reduce el rechinar de los dientes tanto de día como de noche, permitiendo el reposo y recuperación de los músculos maxilares. También puede evitar las lesiones de los dientes que están sometidos a una presión excepcional debido a este hecho.

El odontólogo puede prescribir una terapia con medios físicos, consistente en un tratamiento con ultrasonidos, aplicación de corrientes y pulverizadores, ejercicios de estiramiento o masajes de fricción. También puede ser útil la estimulación eléctrica transcutánea de los nervios. A menudo se obtienen grandes resultados mediante el control del nerviosismo del paciente y el registro de la contracción muscular a través de estímulos eléctricos (electromiografía).

También el odontólogo puede prescribir medicamentos. Por ejemplo, un relajante muscular puede aliviar la contractura y el dolor, especialmente mientras el paciente espera que le fabriquen la tablilla. Sin embargo, los fármacos no suponen la curación, tampoco son recomendables para la gente mayor y solamente se prescriben durante un breve período, alrededor de un mes o menos. Los analgésicos como los antiinflamatorios no esteroideos (aspirina, por ejemplo) también alivian el dolor. Los odontólogos evitan la prescripción de narcóticos porque pueden crear hábito. Las pastillas para dormir se pueden prescribir ocasionalmente, si el paciente tiene dificultades para conciliar el sueño debido al dolor.

Desplazamiento interno

En el desplazamiento interno, el disco de la articulación está emplazado en el lado opuesto a su posición normal.

En el desplazamiento interno sin reducción, el disco nunca vuelve a su posición normal y limita el movimiento de las mandíbulas. En el desplazamiento interno con reducción, que es el más frecuente, el disco está emplazado en el lado opuesto a su posición normal sólo cuando la boca está cerrada. Cuando se abre la boca y la mandíbula se desliza hacia adelante, el disco vuelve a su posición normal, produciendo un chasquido mientras lo hace. Al cerrarse la boca, el disco se desliza nuevamente hacia adelante, a menudo haciendo otro sonido.

Síntomas y diagnóstico

Con frecuencia, el único síntoma de desplazamiento interno es un chasquido o un sonido de estallido en la articulación cuando la boca se abre ampliamente o se mueven las mandíbulas lateralmente. Hasta el 20 por ciento de la población tiene desplazamientos internos que no producen síntomas, salvo por los sonidos de la articulación que son notorios. El odontólogo diagnostica desplazamiento interno realizando un examen mientras el paciente abre y cierra la boca lentamente.

Tratamiento

Se requiere tratamiento cuando se experimenta dolor en las mandíbulas o dificultades de movilidad. Si éste se solicita apenas aparecen los síntomas, el odontólogo puede hacer que el disco retroceda a su posición normal. Si la persona ha padecido esta dolencia menos de 3 meses, el odontólogo puede colocar una tablilla que sostenga la posición de la mandíbula inferior hacia adelante. Esta tablilla mantendrá el disco en posición, permitiendo que los ligamentos de sostén se tensen. Al cabo de 2 a 4 meses, el odontólogo adapta la tablilla para permitir que la mandíbula vuelva a su posición normal, con la expectativa de que el disco permanezca en su lugar.

El odontólogo recomienda al paciente con desplazamiento interno que evite abrir la boca ampliamente, por ejemplo, al bostezar o morder un grueso emparedado. Los individuos con este trastorno necesitan ahogar los bostezos, cortar los alimentos en trozos pequeños y comer alimentos que sean fáciles de masticar.

Si el proceso no se puede tratar por medios no quirúrgicos, un cirujano maxilofacial puede realizar una intervención quirúrgica para arreglar el disco y fijarlo en su lugar. Sin embargo, la necesidad de cirugía es relativamente rara.

Con frecuencia, los individuos con desplazamiento interno también tienen dolor y contractura muscular; sin embargo, una vez que se trata el dolor muscular, los demás síntomas también desaparecen. Los odontólogos obtienen mejores resultados en el tratamiento del dolor y de la contractura muscular que en el tratamiento del desplazamiento interno.

Artritis

La artritis puede afectar a las articulaciones temporomandibulares del mismo modo que afecta a otras articulaciones. En las personas de edad avanzada es más común la artrosis (enfermedad articular degenerativa), un tipo de artritis en la que se degenera el cartílago de las articulaciones. El cartílago de las articulaciones temporomandibulares no es tan resistente como el de otras articulaciones. Debido a que la artrosis se presenta principalmente cuando el disco falta o tiene perforaciones, la persona experimenta una sensación áspera en la articulación al abrir o cerrar la boca. Cuando la artrosis es grave, la parte superior del maxilar se aplana y no se puede abrir la boca con amplitud. La mandíbula puede también desplazarse hacia el lado afectado y, en ocasiones, es posible que el afectado sea incapaz de volver a colocarla en posición correcta. La mayoría de los síntomas mejoran al cabo de algunos años, incluso sin ningún tratamiento, probablemente porque la banda de tejido detrás del disco cicatriza y funciona como el disco original.

La artritis reumatoide afecta la articulación temporomandibular en aproximadamente un 17 por ciento de los individuos que tienen este tipo de artritis. Cuando la artritis reumatoide es grave, especialmente en los jóvenes, la parte superior del maxilar puede degenerar y acortarse. Este daño puede conducir a una repentina y defectuosa alineación de los dientes superiores sobre los inferiores (maloclusión). Si el daño es grave, a la larga el maxilar puede llegar a fusionarse con al cráneo (anquilosis), limitando enormemente la capacidad de abrir la boca.

En general, la artritis reumatoide afecta ambas articulaciones temporomandibulares casi por igual, lo que no suele ocurrir en otros tipos de trastornos de la articulación temporomandibular.

También es posible que una herida provoque la artritis en una articulación temporomandibular, particularmente si la herida causa hemorragia dentro de la articulación. Dichas heridas son bastante frecuentes en los niños que hayan recibido golpes en un lado del mentón.

Tratamiento

Una persona afectada de artrosis en una articulación temporomandibular necesita un máximo reposo de la mandíbula, el uso de una tablilla u otro dispositivo para controlar la contractura muscular y también la administración de un analgésico para el dolor.

El dolor desaparece normalmente a los seis meses con o sin tratamiento. Por lo general, el funcionamiento de la mandíbula es suficiente para una actividad normal, aunque su abertura no sea tan amplia como antes.

La farmacoterapia para la artritis reumatoide de la articulación temporomandibular es la misma que se utiliza para la artritis reumatoide de cualquier otra articulación. Se pueden administrar analgésicos, corticosteroides, metotrexato y compuestos de oro. Es de particular importancia mantener la movilidad de la articulación y prevenir la anquilosis (fusión de la articulación). Habitualmente, la mejor forma de lograr este objetivo es con ejercicios, dirigidos por un fisioterapeuta. Para aliviar los síntomas, sobre todo la contractura muscular, se recomienda el uso de la tablilla por las noches, que no limita el movimiento de las mandíbulas. Si la anquilosis paraliza la mandíbula, el afectado puede necesitar una intervención quirúrgica y, en contados casos, una articulación artificial para restablecer la movilidad mandibular.

Anquilosis

La anquilosis es la pérdida de movimiento de una articulación debido a la fusión de los huesos que se insertan en la misma o por calcificación de los ligamentos que la rodean.

Articulación temporomandibular

En general, no es dolorosa la calcificación de los ligamentos alrededor de la articulación, sin embargo, limita la abertura de la boca a tan sólo 25 mm o algo menos. La fusión de los huesos dentro de la articulación causa dolor y limita muchísimo el movimiento mandibular. Las personas con calcificación pueden mejorar ocasionalmente con ejercicios de estiramiento. Sin embargo, habitualmente se necesita la cirugía para restablecer el movimiento de la mandíbula en personas con calcificación o fusión ósea.

Hipermovilidad

La hipermovilidad (hiperlaxitud de la mandíbula) se produce por el estiramiento de los ligamentos que unen la articulación.

En una persona con hipermovilidad, la mandíbula puede deslizarse hacia adelante, desencajándose totalmente (dislocación), lo cual provoca dolor y dificulta cerrar la boca. Esto puede suceder repetidamente. Cuando ocurre, alguien debe situarse delante de la persona afectada y colocar los pulgares sobre las encías cerca de las muelas inferiores y ejercer presión sobre la superficie externa de los dientes, primero hacia abajo y luego hacia atrás. La mandíbula debe chasquear volviendo a su posición. Se recomienda mantener los pulgares lejos de las superficies masticatorias porque las mandíbulas se cierran con una fuerza considerable.

Se puede prevenir la dislocación evitando abrir la boca de par en par de modo que los ligamentos no se tensionen excesivamente. Por eso se recomienda ahogar los bostezos y evitar los grandes emparedados y otras comidas que requieran abrir mucho la boca. Si las dislocaciones son frecuentes, la cirugía puede ser necesaria para restablecer la posición o acortar los ligamentos y ajustar la articulación.

Anormalidades del desarrollo

No son comunes las anormalidades de nacimiento relativas a la articulación temporomandibular. Algunas veces, la parte superior del maxilar no se forma o es menor de lo normal. Otras, la parte superior del maxilar crece más rápidamente o durante un período superior al normal. Tales anormalidades pueden causar deformación facial o una alineación defectuosa de los dientes superiores sobre los inferiores. Estos problemas se corrigen solamente con cirugía.

 

Existen diferentes formas de tratar la disfunción temporomandibular, pero uno de los métodos más ampliamente utilizados es mediante la colocación de guardas o férulas funcionalizadas en las debe existir por lo menos un punto de contacto por cada diente buscando reproducir las relaciones oclusales y los  movimientos mandibulares de manera armónica.

   

TMJ / Bruxism Overview

What is TMJ?

Temporomandibular joint (TMJ) syndrome or TMJ joint disorders are medical problems related to the jaw joint. The TMJ connects the lower jaw to the skull (temporal bone) under your ear. Certain facial muscles control chewing. Problems in this area can cause head and neck pain, a jaw that is locked in position or difficult to open, problems biting, and popping sounds when you bite.

The TMJ is comprised of muscles, blood supplies, nerves, and bones. You have 2 TMJs, one on each side of your jaw.
Muscles involved in chewing (mastication) also open and close the mouth. The jawbone itself, controlled by the TMJ, has 2 movements: rotation or hinge action, which is opening and closing of the mouth, and gliding action, a movement that allows the mouth to open wider. The coordination of this action also allows you to talk, chew, and yawn.

• If you place your fingers just in front of your ears and open your mouth, you can feel the joint and its movement. When you open your mouth, the rounded ends of the lower jaw (condyles) glide along the joint socket of the temporal bone. The condyles slide back to their original position when you close your mouth. To keep this motion smooth, a soft disc lies between the condyle and the temporal bone. This disc absorbs shock to the temporomandibular joint from chewing and other movements. Chewing creates a strong force. This disc distributes the forces of chewing throughout the joint space.
 

_______________________________________________________________

TMJ CAUSES

TMJ can be caused by trauma, disease, wear due to aging, or habits.
 

• Trauma: Trauma is divided to microtrauma and macrotrauma. Microtrauma is internal, such as bruxism (grinding the teeth) and clenching (jaw tightening). This continual hammering on the temporomandibular joint can change the alignment of the teeth. Muscle involvement causes inflammation of the membranes surrounding the joint.

Teeth grinding (bruxism) and clenching are habits that may be diagnosed in people who complain of pain in the temporomandibular joint or have facial pain that includes the muscles involved in chewing (myofascial pain). Macrotrauma, such as a punch to the jaw or impact in an accident, can break the jawbone or damage the disc.


o Bruxism: Teeth grinding as a habit can result in muscle spasm and inflammatory reactions, thus causing the initial pain. Changes in the normal stimuli or height of the teeth, misalignment of the teeth, and changes in the chewing muscles may cause temporomandibular joint changes. Generally, someone who has a habit of grinding his or her teeth will do so mostly during sleep. In some cases, the grinding may be so loud that it disturbs others.

o Clenching: Someone who clenches continually bites on things while awake. This might be chewing gum, a pen or pencil, or fingernails. The constant pounding on the joint causes the pain. Stress is often blamed for tension in the jaw, leading to a clenched jaw.

• Osteoarthritis: Like other joints in the body, the jaw joint is prone to have arthritic changes. These changes are sometimes caused by breakdown of the joint (degeneration) or normal aging. Degenerative joint disease causes a slow progressive loss of cartilage and formation of new bone at the surface of the joint. Cartilage destruction is a result of several mechanical and biological factors rather than a single entity. Its prevalence increases with repetitive microtrauma or macrotrauma, as well as with normal aging. Immunologic and inflammatory diseases contribute to the progress of the disease.


Rheumatoid arthritis: Rheumatoid arthritis causes inflammation. As it progresses, the disease can cause destruction of cartilage and erode bone, deforming joints. It is an autoimmune disease involving the antibody factor against immunoglobulin G (IgG). Chronic rheumatoid arthritis is a multisystem inflammatory disorder with a persistent symmetric joint involvement. Certain

                                      

TMJ / Bruxism

TMJ Symptoms

• Pain in the facial muscles and jaw joints may radiate to the neck or shoulders. Joints may be overstretched. You may experience muscle spasms from TMJ. You may feel pain every time you talk, chew, or yawn. Pain usually appears in the joint itself, in front of the ear, but it may move elsewhere in the skull, face, or jaw.

• TMJ may cause ear pain, ringing in the ears (tinnitus), and hearing loss. Sometimes people mistake TMJ pain for an ear problem, such as an ear infection, when the ear is not the problem at all.
 

• When the joints move, you may hear sounds, such as clicking, grating, and/or popping. Others may also be able to hear the sounds. Clicking and popping are common. This means the disc may be in an abnormal position. Sometimes no treatment is needed if the sounds give you no pain.
 

• Your face and mouth may swell on the affected side.
 

• The jaw may lock wide open (then it is dislocated), or it may not open fully at all. Also, upon opening, the lower jaw may deviate to one side. You may find yourself favoring one painful side or the other by opening your jaw awkwardly. These changes could be sudden. Your teeth may not fit properly together, and your bite may feel odd.
 

• You may have trouble swallowing because of the muscle spasms.
 

• Headache and dizziness may be caused by TMJ. You may feel nauseous or vomit.

                                    

TMJ / Bruxism Seeking Medical Help

TMJ disorder treatment

Proper diagnosis is critical to make sure you receive treatment for your particular condition. At Dr.Javier Saldivar Dental Office we will only recommend treatment after conducting a thorough health history, clinical exam, taking appropriate X-rays, and perhaps confirming the condition through other diagnostic tests.

At Dr.Javier Saldivar Dental Office we may prescribe a multiple-phase treatment plan. Simple and painless techniques are available to decrease discomfort. Here are a few of the treatments we offer:

- Taking a non-aspirin pain reliever or prescription medications such as muscle relaxants, analgesics, or anti-inflammatory drugs
- Eating soft foods
- Avoiding chewing gum
- Applying moist heat or ice
- Physical therapy
- Teaching relaxation techniques to control muscle tension
- Stress management training techniques
- Posture training
- Wearing bite plates to eliminate the harmful effects of clenching or grinding the teeth, and a better positioning of the jaws
- Adjusting the bite, known as "occlusal equilibration" involving removing interferences when the teeth touch
- Replacement of defective restorations that prevent the jaws from meeting properly
- Orthodontics, to put the teeth in proper position
- Surgery
- TENS- Transcutaneous Electrical neural Stimulation
- Trigger Point Injections
- Physical Exercises for the Jaw
- Appliance Therapy (An acrylic, retainer type of device)

In most cases we treat the symptoms related to TMJ disorders can be successfully treated to reduce or eliminate your discomfort. Postponement of treatment usually results in more damage to the joint, muscles, or teeth.

_____________________________________________________________

EXAMS & TESTS

Medical history: In diagnosing your jaw problem, the dentist will ask the following questions:

o What kind of pain do you have?
o Is it an ache or a throbbing pain or a sharp stabbing pain?
o Is the pain continuous or intermittent?
o Can you outline the area of pain on your face with your finger?
o What helps to alleviate the pain? What aggravates the pain?
o Do you grind or clench your teeth? Do you bite your nails or chew on any objects, such as pens or pencils?
o Do you hold the telephone with your shoulder against your ear for a long time?
o Do you chew gum often? For how long?
o Do you have any oral habits that you have not mentioned?


• Physical examination: During the physical examination, your doctor will examine your head, neck, face, and temporomandibular joints, noting any of the following:
 

o Tenderness (pain) and its location
o Sounds, such as clicking, popping, grating
o The mandible (lower jaw) range of motion and whether it is easy to open and close and can move from side to side and forward-backward without any pain
o Your assessment of pain on a scale from 0 (no pain) to 10
o Wear on buccal cusps of the mandibular teeth, especially the canine
o The rigidity and or tenderness of the chewing muscles
o How your teeth fit together: normal, open bite, crossbite, overbite, dental restorations, or skeletal deformity


• Imaging: X-rays may be taken of the mouth and jaw. CT or MRI may also be used. The MRI was designed for soft tissue and, therefore, will show the location of the TMJ disc in relationship to the jaw and skull bones. That will give the doctor a better idea as to the proper treatment approach.
 

___________________________________________________________

TMJ disorder and headaches

One out of every 15 persons suffers from chronic headaches, and they spend over millions of dollars every year for over-the-counter medications to relieve their pain. They never imagine that their headaches may be caused by TMJ, and that their pain is the result of a bad bite.

At Dr.Javier Saldivar Dental Office know a bad bite can put your jaw-to-skull relationship out of alignment.

When this happens, TMJ symptoms occur. This cluster of symptoms can include: headaches, earaches, ear ringing, loud jaw clicking, even stiffness and pain in the jaw, neck, shoulders and back. This cluster has puzzled doctors in the past. Now we can put a name to it: TMJ.

The two most common forms of headaches are Tension type (TTHA) and Migraine. The tension type is commonly a symptom of TMJ, but both tension and migraine types of headaches overlap when patients have had pain for long periods of time.

Many TMJ sufferers have been involved in a motor vehicle accident resulting in neck and back pain. Tension of the muscles of the face and head also contributes to the occurrence of facial and head pain, as does clenching and grinding of the teeth. Another common symptom involves the ears since the temporomandibular joint is very close to the ear. An evaluation of the TMJ, facial, and cervical muscles can help these patients.
 

Dentists are often the first to diagnose TMJ. They are familiar with conservative treatments. Specially trained facial pain experts can be helpful in diagnosing and treating TMJ.

 

|Prevention|


If you tend to have occasional bouts with jaw pain, avoid chewing gum or biting on objects, such as pens or fingernails. Avoid eating hard or chewy food. When you yawn, support your lower jaw with your hand.
See your dentist if you grind your teeth at night or find yourself clenching your jaw. The dentist can make a splint for you.

|Outlook|

Most people do well with conservative therapy, such as resting the jaw or using a mouth splint. The success of treatment depends on how severe the symptoms are and how well you comply with treatment.

Only about 1% of patients require joint replacement.

 

           TELS:(868)8130046, 8165262,FAX 8130051. E-MAIL drjaviersaldivar@hotmail.com

                                                                                

                                   Dial   from  USA. (956) 242 6826

 

                                  DR. JAVIER  SALDIVAR  VILLARREAL.

                                  7 ABASOLO  Y  MATAMOROS  # 1310.    

                             H. MATAMOROS, TAMAULIPAS. MEXICO.

                                                                                                                                         homePágina inicial                                                           

                                                                                             Copyright © 2013 Dr.Javier Saldivar V. All Rights Reserved.
                                                                          Reproduction or republication strictly prohibited without prior written permission.